Bill Gates
 

Bill Gates

Resumen

El nombre de Bill Gates se empieza a relacionar con el mundo de la informática a partir de la venta de su sistema operativo a IBM. A partir de entonces emprende una larga trayectoria como presidente de Microsoft Corporation, hasta llegar a ser uno de los hombres más poderosos del planeta, pero también uno de los más odiados como se puede demostrar en el juicio que se está llevando a cabo.

Índice


1. Introducción

A sus 43 años, Bill Gates no necesita presentación. El presidente de Microsoft es más conocido que muchos políticos y estrellas del cine. Gates es además el hombre más rico del mundo, posee unos 100 billones de dolares. Su fortuna, en billetes de mil dólares (155.000 pesetas) puestos uno encima de otro, haría una pila de mas de sesenta kilómetros de altura.

Pero, pese a su riqueza, Bill Gates atraviesa una situación delicada. Su imagen pública es cada vez más desfavorable. Atrás han quedado los años en que era visto como un niño prodigio, de intelecto brillante y aire inofensivo.

Y es que Gates tiene una personalidad ambiciosa y compleja. Y su empresa ha sido forjada a su imagen y semejanza. Además, ha dejado tantas víctimas en su camino que es uno de los hombres más odiados de Estados Unidos.



SU VIDA PERSONAL



1. Biografia de Bill Gates

Bill Gates nació el 28 de Octubre de 1955. El y sus dos hermanas crecieron en Seattle. Su padre, William H. Gates II, es un abogado de Seattle. Mary Gates, su madre, fue profesora de un colegio, regenta de la universidad de Washington y presidenta de la United Way International.

Gates estudió en una escuela pública antes de ir a Lakeside School, una escuela privada el norte de Seattle. Fue allí donde Bill empezó su carrera como programador, a los 13 años.

No tuvo una infancia problemática, pero en una entrevista publicada en la revista Playboy, reconoció haber ido un año y medio a un psiquiatra.

Se casó el 1 de Enero de 1993 en un lugar secreto de Hawaii, quería que ningún reportero hiciese fotos, por lo que alquiló al completo todos los hoteles de la isla. Su mujer se llama Melinda French, que llevaba trabajando algunos años en Microsoft, como manager de marketing de software, donde continua trabajando actualmente. Ellos tienen una hija llamada Jennifer Bellamy Gates, que nació el 26 de Abril de 1996.


2. Su interés por la informática

En 1968, Lakeside (su escuela), compró un ordenador ASR-33 teletipo, por el que inmediatamente se interesó Bill y su amigo Paul Allen. La idea se desarrollar el primer lenguaje de programación les vino leyendo un articulo en la revista Popular Electronics, sobre el minicomputador Altair 8800.

El lenguaje se llamó BASIC y Paul y Gates creyeron que podrían ganar mucho dinero con el BASIC vendiéndolo a otras máquinas. Entonces crearon Microsoft Partnership y empezaron a venderlo.

En los siguientes cuatro años crearon otros lenguajes de programación como el Cobol y el Fortran. Después de esto, eran lo suficientemente poderosos como para abrir una nueva división en su empresa, y para ganar su primera batalla judicial contra MITS, inventor del Altair, sobre la posesión de los derechos.

En Abril de 1979 recibieron el premio IPC Million Dollar Award por su trabajo y gastaron ese dinero en abrir una nueva subdivisión para vender el software de Microsoft Partnership.

En Junio de 1981 Microsoft Partnership se convirtió en Microsoft Corporation, con Bill Gates como presidente y Paul Allen como vicepresidente. En Agosto de ese mismo año, IBM crea IBM PC y pide a Bill que haga un sistema operativo para él. Un amigo suyo llamado Tim Peterson habia programado un QDOS (Quick and Dirty Disk Operating System) para 16 bits Intel Chips, Bill se lo compró por $75,000. Bill y Paul cambiaron QDOS para que funcionara a 8 bits e hicieron los cambios que IBM les pidió.


3. El dinero de Bill Gates

Exactamente no se sabe cuanto dinero tiene, ya que esta información no es pública, pero se calcula que poseerá una fortuna de más de 100 billones de dólares. Mucho de su dinero personal está invertido en las acciones de Microsoft, Bellevue y Wash y en sus propiedades, como su casa de $50 millones, de la que hablaremos más adelante detenidamente. También posee varios objetos personales de elevado valor, como un cuadro de Leonardo da Vinci, estimado en $19 millones.

Por segundo año consecutivo lidera la lista Forbes de los hombres más ricos del mundo, superando al Sultán de Brunei, y por quinto año consecutivo también lidera la lista de los hombres trabajadores más ricos del mundo(quitando a reyes y jefes de estado), a bastante distancia de Warren Buffet, director de Berkshire Hathaway Inc.


4. La casa de los 5.000 millones

Bill Gates acaba de construir una casa de 5.000 millones que pose la mayor tecnología del mundo. El comedor de invitados es casi tan grande como el State Dining Room de la Casa Blanca: cien cubiertos sobrados. En el garaje caben sus veinte coches de época. La piscina, de mármol de Carrara y en forma de << L >>, tiene hilo musical subacuático. Por todas partes se ven televisores: treinta y dos monitores formando una deslumbrante pared electrónica. Un sistema "inteligente" de cien microcomputadoras vela por el mínimo detalle. La casa de huéspedes vale 200 millones, la del guarda, más modesta, cien millones. La obra faraónica, aunque desde fuera no se aprecie, ha costado la friolera de 5.000 millones de pesetas y ha tardado seis años en rematarse. La nueva "cibermansión" de Bill Gates se encuentra a orillas del lago Washington.

La "cibermansion." La nueva casa de Bill Gates.

Cuando Gates empezó a concebir la idea de la "cibercasa", sus sueños eran otros. Entonces iba de discreto y tímido por la vida, camuflado tras sus gafas de concha, incómodo en el papel de fulgurante estrella. Pensó en una casa "modesta" de unos 6.000 metros cuadrados, enclavada en una colina y respetuosa con el paisaje. Encontró el terreno adecuado en Medina, a 15 kilómetros de Seattle. En 1990 comienzan las obras. El presupuesto inicial era de 2.000 millones de pesetas.

Gates Confió el diseño a un arquitecto, James Cutler, de gran reputación en el Northwest por sus casas camufladas en los bosques. Aunque coinciden en la idea maestra, Gates sufre lo suyo para arrancar a Cutler ciertas concesiones.

Cutler es un "neoludita" convencido: le revienta la casa tecnológica. Apenas usa el ordenador, considera la televisión como un artilugio antisocial. Trabaja mayormente con madera reciclada y se niega a convertir la casa en una "tecnosfera".

El proyecto se amplía y se encarece. A Gates comienza a parecerle el monasterio de El Escorial. En esto llegó el matrimonio con Melinda French, ejecutiva de su propia compañía, que dice "si" pero con una condición: hay que introducir cambios en la "cibermansión". Vuelta a empezar. Melinda sugiere el nombre de un interiorista de Nueva York, Thierry Despont.

La batalla está servida: la escuela del Northwest contra la escuela de Nueva York. Resulta que Cutler y Despont son enemigos ancestrales, no se hablan. Bill Gates, vencedor de tantas batallas, permanece impotente a la guerra que ha estallado en el patio de su casa. Cada arquitecto trabaja con su propio contratista, lo que hace que se dispare el presupuesto, ya que lo que hace uno, lo deshace el otro.

En 1995llega la niña, Jennifer K. Gates, y la casa de soltero se queda pequeña. Gates apremia a los obreros y se implanta el doble turno.

Los vecinos protestan por el ruido. Sigrid Cuyton, ex concejala de Medina, amenaza con denunciar las obras porque el polvo, dice, está causando graves trastornos respiratorios a toda la familia. Al final, los Cuyton deciden tirar la toalla y emigran a Seattle.

Una vecina se queja de roturas de cristales y temblores constantes, sesenta camiones pasan por la puerta de su casa al día, y hacen saltar en pedazos toda su porcelana china. Bill Gates, en persona, le pide perdón y todos tan contentos, aquí no ha pasado nada.

A Bill se le puede ver alguna noche armado con una manguera o con el palo de una escoba, dando instrucciones a diestro y siniestro para dejar todo como una patena. El vecindario se rinde al poderoso influjo del hombre más rico de la Tierra.

Aunque a Melinda no le gusta mucho la idea, Gates se ha emperrado en implantar el uso de un pin electrónico hasta en el último rincón. Prendido en la solapa, el pin sirve lo mismo para abrir puertas sin necesidad de llave, o encender la luz sin pulsar el interruptor, o caldear tu habitación a la temperatura ideal.

La cultura con mayúsculas también está presente, de las paredes cuelgan reproducciones de los cuadros más valiosos del mundo. En la biblioteca reposa uno de los códices más preciados de Leonardo da Vinci, adquirido por 3.700 millones de pesetas.

Quien sabe si dentro de un siglo los turistas visitarán la "cibermansión" de Bill Gates.



SU VIDA PÚBLICA



5. Microsoft Corporation

Microsoft Corporation es la compañía estadounidenses líder en el mercado de software para computadoras. Microsoft fue fundada en 1975 por William H. Gates III y Paul Allen, ambos se habían conocido durante sus estudios, a través de su afición común a programar con la computadora PDP-10 de Digital Equipment Corporation. En 1975 colaboraron en la primera versión del lenguaje de programación BASIC para el equipo Altair de MITS, la primera computadora personal. Esto llevó a la creación de Microsoft en Alburquerque, Nuevo México, en ese mismo año. En 1979 Gates y Allen trasladaron la compañía a Redmond, Washington. Allen dimitió en 1983 por problemas de salud, pero posteriormente se reincorporó a la Junta Directiva. La compañía pasó de tener 15 empleados y 500.000 dólares de facturación en 1978 a tener más de 22.000 empleados y 11,4 miles de millones de dólares de facturación en 1997.

En 1981 Microsoft dio el primer paso hacia la diversificación en el mercado de los lenguajes de programación y lanzó MS-DOS, un sistema operativo para el primer ordenador o computadora personal (PC) de IBM. Microsoft convenció entonces a otros fabricantes de equipos informáticos para distribuir MS-DOS bajo licencia, tras lo que pasó a convertirse en el software estándar de facto para este tipo de computadoras.

La colaboración de Microsoft con IBM durante la década de los 80 dio como resultado el primer fenómeno mundial de comercialización masiva en la industria informática gracias al sistema operativo MS-DOS y a la disponibilidad de microprocesadores y otros componentes. La aceptación de MS-DOS como software estándar para las computadoras personales situó a Microsoft en el lugar en el que ahora ocupa en esta industria.

En 1991 Microsoft e IBM finalizaron una década de colaboración cuando decidieron seguir caminos diferentes en la siguiente generación de sistemas operativos para computadoras personales. IBM decidió continuar con un antiguo proyecto en común con Microsoft, un sistema operativo denominado OS/2, mientras Microsoft decidió desarrollar su sistema operativo gráfico Windows. En 1990 Microsoft puso a la venta Windows 3.0 y en 1992, Windows 3.1. Windows NT, un sistema operativo diseñado en principio para un entorno empresarial, fue lanzado al mercado en 1993. En 1995 salió al mercado Windows 95. A los dos meses de su lanzamiento se habían vendido siete millones de copias.

Otro aspecto significativo de la actividad de Microsoft ha sido el software de aplicaciones. En 1984 Microsoft era una de las pocas compañías que desarrollaba aplicaciones para los equipos Apple Macintosh. Posteriormente, esta experiencia adquirida en el desarrollo de aplicaciones para el entorno gráfico de Macintosh le procuró el éxito en aplicaciones para el entorno Windows, por ejemplo, la hoja de cálculo Excel y el procesador de textos Word. Actualmente estas aplicaciones actúan de forma similar en Windows y en Macintosh.

Otra gama de productos de Microsoft incluye sistemas de red de área local, que conectan computadoras y componentes de hardware, como el dispositivo apuntador Microsoft Mouse. Microsoft también produce software de bases de datos, como Access, y aplicaciones multimedia que abarcan desde productos infantiles hasta obras de referencia y consulta.

En un mercado que crece rápidamente, Microsoft ha sido acusada de ejercer prácticas empresariales monopolistas. En 1990, la Comisión Federal de Comercio estadounidense (FTC) comenzó a investigar a Microsoft por supuestas prácticas contrarias a la libre competencia, pero fue incapaz de dictar sentencia y cerró el caso. El Departamento de Justicia estadounidense continuó la investigación, que en 1994 desembocó en un acuerdo en el que se pedía a Microsoft que modificase la forma de vender y conceder licencias para sus sistemas operativos a los fabricantes de computadoras. Sin embargo, en febrero de 1995, un juez de distrito estadounidense se negó a aprobar el acuerdo. Tanto Microsoft como el Departamento de Justicia recurrieron dicha sentencia.

En Marzo de 1995, Microsoft anunció un proyecto conjunto con DreamWorks SKG para lanzar nuevos programas de ocio interactivo. Ese mismo año, Microsoft lanzó The Microsoft Network (La Red Microsoft), un servicio en línea que proporciona acceso a Internet y una gran variedad de contenido, como noticias, información de interés especial o material de referencia. También en 1995, Microsoft y la cadena de televisión NBC se asociaron para crear MSNBC, una cadena de televisión por cable con noticias, coloquios e información durante las 24 horas y un servicio auxiliar de Internet. En 1996, Microsoft reorganizó algunas de sus divisiones para mejorar su capacidad de desarrollar productos y tecnologías para Internet.


6. Steve Case, el gran rival de Bill Gates

Steve Case es el único hombre, en el sector de la alta tecnología, que se ha enfrentado a Bill Gates y ha vencido. El presidente de América On Line no solo ha derrotado al magnate de Microsoft; le ha aplastado, para coronarse como campeón indiscutible de los pesos pesados del ciberespacio. América On Line (AOL), líder de mercado en Estados Unidos y Europa Occidental, y con ambiciosos planes de expansión en Latinoamérica y Asia, es la mayor fuerza mundial en Internet, un medio que esta revolucionando la forma de trabajar, comprar y jugar de la especie humana.

En un discurso pronunciado el año pasado ante sus colegas empresarios, Case utilizó un ejemplo del siglo XVIII para revelar la fórmula que ha permitido que AOL haya pasado de sus oscuros comienzos a ser un nombre casi tan conocido en Estados Unidos como Coca-Cola: "La historia nos dice que, en los comienzos de la tecnología del vapor, los franceses y los británicos dispusieron de ella casi al mismo tiempo. Los franceses, encerrados en un sistema de monarquía absoluta, empezaron a usar esa tecnología nueva en la fabricación de juguetes para los hijos de la realeza y para bombardear el agua en las fuentes de los palacios reales. Los británicos también podrían haber decidido usar esta tecnología sólo para le realeza. Sin embargo, decidieron emplearla para impulsar lo que iba a ser la revolución industrial, el fin de una etapa de la civilización y el comienzo de otra nueva." En esta analogía, Gates representa a los franceses, y Case, a los británicos. Ello no quiere decir que Bill Gates vaya ha dejar de ser el hombre más rico del mundo en un futuro próximo. El sistema operativo Windows, de Microsoft, hace que Gates posea el monopolio casi divino del monitor que gobierna la gran mayoría de los ordenadores personales de todo el mundo.

La fragilidad humana de Gates quedó al descubierto cuando decidió empuñar las armas contra Case hace poco más de cuatro años y medio, después de haber fracasado en un agresivo intento de comprar su compañía. En Noviembre de 1994, después de declarar que Internet iba a ser "el nuevo campo de batalla" de Microsoft, Bill Gates lanzó Microsoft Network, en directa competencia con AOL, que por entonces era una empresa pequeña y recién llegada. Case, que asegura que la programación de ordenadores era la materia que menos le gustaba cuando estudiaba en la universidad, se propuso que AOL fuera un producto sencillo, nada atemorizador y fácil de utilizar, destinado al mercado de masas. Si Microsoft Network (MSN) era caviar, América On Line (AOL) era una hamburguesa de McDonald.

En la actualidad, AOL tiene 15 millones de abonados en todo el mundo, y MSN, 2 millones. Además, la empresa fundada por Case, AOL Inc., que ha tenido un crecimiento espectacular, posee Compuserve, un rival, en otro tiempo muy poderoso, que compró hace tres años y que sigue contando con alrededor de 2 millones de abonados. A ello hay que añadir la adquisición reciente de Netscape, el Rolls-Royce de la navegación por Internet, y un moderno servicio de chat de diseño israelí, ICQ.

En total, Case preside un imperio que cuenta con la atención de unos 70 millones de personas, es decir, el 60% de todos los usuarios de Internet. Dado que las grandes empresas de todo el mundo consideran cada vez más imprescindibles los espacios publicitarios en la red, y teniendo en cuenta las expectativas generalizadas de que las ventas por Internet se conviertan en una plataforma del capitalismo del siglo XXI, el potencial de beneficios de AOL es enorme. El valor actual de AOL en Bolsa es de 77.200 millones de dólares (casi once billones de pesetas).

La revista estadounidense Business Week, ,que ha designado a Steve Case como uno de los principales empresarios de 1998, define AOL como "la primera empresa de Internet que tiene el peso y el dinero suficientes para enfrentarse a Microsoft". En la lista de 25 empresarios no aparecía Bill Gates, asediado no sólo por AOL, sino por el gobierno estadounidense, que esta juzgando a Microsoft por la acusación de haber explotado de forma ilegal su monopolio de Windows.

Steve Case cree que lo principal es estar siempre cerca de los consumidores y prestar atención a lo que les gusta y a lo que no les gusta de un producto y un servicio. Asegura que aprendió la lección antes de crear su empresa, mientras trabajaba en los departamentos de marketing de Protector and Gamble, una gigantesca empresa estadounidense de productos domésticos, y Pizza Hut. Case explica que ambas empresas tenían muy arraigada en su cultura la idea del estrecho contacto del consumidor, la atención a sus necesidades.

La minuciosidad de Case se basa en una actitud ante la competencia sin la cual, a su juicio, AOL no habría llegado nunca a adquirir la fuerza que hoy tiene: la paranoia. A pesar de su extraordinario éxito y su hegemonía indiscutible en el mercado, mantiene su espíritu que le hace considerarse, en sus propias palabras, "el más débil".

En Mayo de 1993, cuando Microsoft era ya el titán de la industria de los ordenadores, pero todavía no se había aventurado en la red, Bill Gates invitó a Case a sus oficinas de Seattle. Aunque, en aquel momento, AOL ocupaba el tercer lugar, muy por detrás de CompuServe y Prodigy, y no tenía más de 300.00 abonados, Gates supo ver sus posibilidades. Como corresponde a la acusación, que tantas veces le hacen sus numerosos detractores, de trabajar con un estilo de jefe mafioso, hizo a Case una de esas ofertas que no se pueden rechazar.

Microsoft había hecho ofertas semejantes a cientos de empresas pequeñas y brillantes del sector de la alta tecnología. Casi todas habían aceptado el dinero y se habían retirado. Case, con lo que, a juicio de algunos colegas, era la ingenuidad de la juventud, se negó con la misma frialdad que había mostrado Gates. Éste, fiel a su palabra, y después de haber comprendido un poco tarde que el futuro estaba en la red, ordenó a sus colaboradores que hicieran todo lo posible para enterrar AOL y todos los demás servidores de Internet.

AOL ganó la guerra. Hoy en día, MSN y las cinco mayores empresas de Internet que le siguen, combinadas, no reúnen ni la mitad de abonados que la empresa de Case. La razón de que triunfara Case es que Gates se equivocó al creer, como le dijo durante su reunión en Seattle de 1993, que la empresa vencedora de la red sería la que produjera los mejores programas de ordenador. El antiguo empleado de Pizza Hut no estaba de acuerdo porque, en su opinión, el motor de Internet eran los usuarios.

Case ha desplegado una doble personalidad contra Gates haciendo gala de un consumado sentido de los negocios. Hay áreas en las que AOL y Microsoft colaboran. La mejor muestra de hasta qué punto es verdad esto, es que consiguió que Gates incluyera el programa de AOL en el paquete inicial de Windows, con el que están equipados casi todos los ordenadores personales que se venden hoy en el mundo. Era un triunfo significativo, porque Windows le da al dueño, al encenderse la pantalla, la posibilidad de abonarse a AOL o a MSN. Lo que Microsoft consiguió, a cambio, fue que el navegador para que AOL circulase por la red mundial fuera un producto de Microsoft, Internet Explorer; casualmente el principal rival de Netscape, que AOL acaba de comprar. Este acuerdo, firmado en 1996, sigue vigente hoy en día, y tiene validez hasta el año 2001, y AOL es la única de las dos partes con capacidad legal para retirarse.


7. Otros competidores de Bill Gates

Eckard Pfeiffer, de Compaq. Pfeiffer es un hombre que ha proporcionado muchos éxitos a Compaq desde que llegó a presidente en 1991. En tan solo cuatro años logró convertir la empresa en número uno mundial en la venta de ordenadores. Recientemente, Compaq ha logrado alcanzar el mismo puesto de privilegio en el mercado español. Estos triunfos loa ha obtenido Pfeiffer adoptando fuertes riesgos, pero pese a su arrojo empresarial, tiene fama de aburrido y de dormir a la gente en sus conferencias. La inexpresividad de este alemán es legendaria, por cierto, que toda su frialdad puede hacerle falta ahora, ya que Compaq todavía no ha recuperado el ritmo tras la compra de Digital el verano pasado. Sus beneficios están siendo menores de lo esperado y sus acciones bajan. La digestión de un plato tan suculento como Digital se hace pesada.

Michael Dell , amo de Dell Computer. Sus padres preferían que fuese médico, pero él prefería montar ordenadores y vendérselos a sus compañeros de la universidad. Luego amplió el negocio a todo Estados Unidos. En aquel entonces, todo el mundo pensaba que estaba loco, porque nadie creía que iba a tener éxito la compra de ordenadores por correo. Pero Dell, testarudo, les demostró que se equivocaban. Con mano firme, ha convertido a Dell Computer en el segundo mayor fabricante de PC. Desde 1995, su empresa ha crecido más de un 40% anual. Un éxito que se basa en la distribución directa y, más recientemente, en la venta por Internet. Pese a su juventud, 34 años, Michael Dell es ya un presidente maduro y ha logrado crear una maquinaria bien engrasada. Y está convencido de que sus mejores logros están aún por llegar.

Steve Jobs , un mito en Apple. Steve Jobs ha vuelto hace dos años a Apple, la empresa que fundó en 1976. Su regreso parece sacado de un guión de una película de acción: en el momento más crítico, cuando todo parece perdido, llega el héroe y salva a su empresa. Jobs ha jugado este papel de Indiana Jones, sacando nuevos productos que han devuelto la esperanza a los seguidores de Macintosh. Tenaz y liberal a ultranza, Jobs ha estado siempre convencido de ser "un revolucionario cultural". Su fuerte temperamento no se ha dulcificado con la edad y sigue siendo un maniático de los detalle . Eso sí, ahora pide consejos y escucha a los que le rodean. Se ha convertido en un hombre de negocios más eficaz y puede volver a marcar la pauta de la industria.

John Chambers , presidente de Cisco. El éxito de Cisco está en fabricar las señales y los semáforos (routers y switchs) de Internet, un mercado del que posee el 60%. Chambers tomó las riendas en 1994. Es probablemente el más desconocido de entre los poderosos de la informática, pero su empresa tiene un futuro brillante. Celoso de su imagen pública, Chambers parece tener una respuesta, pensada eso sí, para todo. Es agresivo y de aire aristocrático.

Craig Barret , presidente de Intel. Craig Barret lleva 25 años en Intel, la empresa que domina la fabricación de chips, y el año pasado ascendió a la presidencia, sustituyendo al legendario Andy Grove. En su nuevo puesto, se enfrenta al reto de adaptar a Intel a una situación de creciente competencia y cambios tecnológicos profundos, que pueden dominar la base de su negocio. Pero, ¿cómo es Craig Barret? Ante todo es un hombre de disciplina y organización, pausado y de buenas maneras, al que no parece que le tiemble el pulso a la hora de dirigir su empresa. Pero además es un buen negociador, capaz de poner las cartas sobre la mesa y llegar a un acuerdo hasta con sus rivales. Es un hombre al que pocos rivales quieren enfrentarse.

Louis Gerstner , patrón de IBM. Gerstner, el presidente de IBM, es ante todo un hombre duro, incluso despiadado, pero sin estas cualidades no hubiera logrado torcer el timón de IBM, un gigantesco portaaviones a punto de embarrancar cuándo él llegó a la dirección en 1993. Para ello, Gerstner ha tenido que cambiar de arriba abajo la cultura empresarial de IBM, obsoleta y terriblemente formal. Gerstner fue providencial para sacudir o sustituir a altos ejecutivos, acomodados durante décadas de inercia. La labor ha dado sus frutos y hoy IBM encara el nuevo siglo en una posición de privilegio, obteniendo beneficios en casi todas sus áreas de negocio y bien enfocada al emergente sector de los servicios informáticos.

Scott McNealy , cofundador de Sun Microsystems. Enemigo furioso de Bill Gates y su empresa, Scott tiene fama de hablar más de la cuenta, y no es de extrañar, ya que no pierde oportunidad de atacar a su rival. Extravagante, capaz de aparecer en la portada de la revista Fortune vestido de Superman, McNealy da apariencia de frívolo. Pero McNealy es un hombre con suerte, el potencial de su empresa, a lomos del lenguaje informático Java, es tremendo, y cuenta con un ingeniero de primera, al que muchas empresas quisieran tener, Bill Joy.

Jerry Yang , fundador de Yahoo!. No puede hablarse de Jerry Yang sin mencionar a David Filo, juntos forman una de las parejas más famosas de la historia de la informática. Cuenta la leyenda que, cuando ambos eran estudiantes de Stanford, se encerraron en una caravana con dos ordenadores y sacos de dormir a hacer un listado de las webs más interesantes de la Red. El producto resultó tan interesante que sus compañeros de universidad empezaron a usarlo y difundirlo. De ahí a crear su propia empresa solo había un paso. Yahoo! resultó un éxito inmediato, y convirtió a sus creadores en los primeros miembros de la generación X que se han hecho multimillonarios (más de 155.000 millones de pesetas). Pese a ver flotar tanto dinero a su alrededor, Yang y Filo no han perdido el sentido común ni la modestia. Creen que buena parte de su éxito se debe a la suerte de elegir un nombre tan tonto como Yahoo!. Trabajan a su aire y su estilo de vida apenas ha cambiado.

Jeff Bezos , creador de Amazon.com. Este antiguo broker de bolsa empezó vendiendo libros por correo desde el sótano de su casa. Ese es el origen de Amazon.com, la empresa que, desde su aparición en julio de 1995, ha revolucionado el sector editorial. Amaron se ha convertido, gracias a Internet, en un imperio con más de ocho millones de clientes en 160 países. Un éxito empresarial que ha causado estupor entre sus colegas. Bezos es ante todo una mente brillante, y el hombre que probablemente, mejor ha entendido como funciona Internet, que se trata de un nuevo medio y que vender por él requiere todo un conjunto de estrategias nuevas. Hoy Bezos tiene 34 años y fama de agarrado con el dinero, mantiene una estudiada apariencia de hombre informal, pero su empresa es una de las más brillantes del firmamento de Internet.

Lawrence Ellison , presidente de Oracle. Ellison es famoso por ser el fundador y presidente de Oracle, la segunda empresa del mundo en creación de software, sólo por detrás de Microsoft. Su principal negocio son las bases de datos. Enemigo mortal de Bill Gates, sus estilos de dirección no podían ser más distintos. Oracle atrae a sus empleados con unas condiciones de empleo de ensueño: no hay horarios durante su jornada laboral pueden realizar actividades acuáticas o utilizar el impresionante gimnasio de la empresa, con piscina olímpica cubierta. Las instalaciones parecen un palacio del siglo XXI, rodeadas de los mejores restaurantes de California. El estilo de trabajo es absolutamente informal. Ellison, que ha estado casado tres veces, tiene fama de playboy y de desaparecer durante semanas incluso meses para pilotar su propio ación de guerra o realizar cruceros de lujo en su yate, siempre en compañía de bellas mujeres.

Bernie Ebbers , de MCI-Worldcom. Este canadiense de 57 años empezó trabajando como lechero y portero, tras abandonar la universidad. Luego creó una pequeña empresa de telecomunicaciones con fuertes inversiones en Internet, y en un movimiento audaz, que causó incredulidad en el sector, absorbió una empresa muchísimo mayor que la suya, MCI. El resultado, MCI-Worldcom, es todo un gigante de las infraestructuras de Internet. Bernie Ebbers está llamado a ser uno de loa grandes personajes a tener en cuenta en la sociedad digital del próximo siglo.


8.El juicio conra Microsoft

¿Quién es quien en el juicio?

  • Bill Gates. Presidente y fundador de Microsoft.
  • Paul Maritz. Vicepresidente de Microsoft. El gobierno le acusa de ser el principal promotor de la supuesta guerra por el mercado de los navegadores de Internet.
  • James Allchin. Vicepresidente de Microsoft encargado de Windows 98. El gobierno le acusa de escribir correos electrónicos que podrían probar que Microsoft realizó practicas de competencia desleal.
  • Janet Reno. Fiscal general del estado norteamericano, y por tanto última responsable del proceso contra Microsoft.
  • James Barksdale. Presidente de Netscape, empresa que fabrica el navegador que hace la competencia a Microsoft.
  • David Colburn. Vicepresidente del área de negocios de America On Line, compañía que llegó a un acuerdo para distribuir el programa navegador de Microsoft a sus trece millones de clientes.
  • Steve McGeady. Vicepresidente de Intel Corporation, empresa que ha dedicado la mayor parte de sus investigaciones y desarrollos a programas relacionados con Internet y Java. El gobierno acusa a Microsoft de haber intentado desterrar a Intel de este mercado, puesto que suponía una seria competencia para sus intereses.
  • Avie Tevanian. Vicepresidente de Apple, que estaba encargado del desarrollo y marketing de Quicktime, programa de Apple para aplicaciones multimedia, y que suponía una competencia directa con el de Microsoft, Netshow.

Inicios del juicio

Después de varios retrasos, Microsoft (la mayor empresa de informática del mundo y primera en capitalización) se sentó el 19 de Octubre del año pasado en el banquillo de un tribunal de Washington.

Los múltiples cargos contra la empresa de software se resumen en uno: prácticas monopolistas contra la libre competencia con el fin de controlar el mercado del software y el de Internet.

Los intentos de arreglo entre la empresa de Bill Gates y el Departamento de Justicia fracasaron, al igual que las tentativas de Microsoft de dilatar la instrucción del caso.

El juicio marca un hito en la Historia de los Estados Unidos, un país que cuida mucho las interferencias en el mercado. Entre los precedentes está la demanda antimonopolio contra la Standard Oil de Rockefeller y la compañía telefónica ATT. Ambas fueron obligadas por un tribunal a dividirse en dos para romper su excesivo dominio en el mercado. Sin embargo, el desenlace en el caso Microsoft resulta más incierto. Primero, porque es difícil poner control a la innovación tecnológica, que el Departamento de Justicia considera un bien común, y segundo porque uno de los escenarios de las supuestas prácticas monopolistas es Internet, uno de los terrenos menos regulados en estos momentos.

Claves del juicio

Acusadores: El Departamento de Justicia encabeza la denuncia por monopolio, junto con los fiscales generales de otros 20 estados del país. El equipo legal lo componen 24 abogados. El jurista estrella es David Boies, que representa al Departamento. Boies fue el exitoso defensor de IBM en una querella similar.

Defensores: Microsoft tiene una legión de abogados y publicistas trabajando en el caso. Los segundos han tratado de controlar los daños producidos por la empresa en este largo proceso judicial. El abogado estelar de Microsoft es John Warden, socio de un prestigioso bufete neoyorquino.

Primer cargo: Conexión de navegadores, tras darse cuenta de que se quedaba rezagada en Internet, Microsoft emprendió una estrategia expansiva. Trataba de que su navegador Explorer vendiese más que el de su rival Netscape. Por ello integró el navegador en su sistema operativo Windows, utilizado por el 90% de los ordenadores personales. Al estar preinstalado, a los usuarios no les quedaba más remedio que usar el Explorer.

Primera defensa: Microsoft defiende esta alegación como parte de su mejora de productos. La empresa ya ha ganado parte de este caso porque un juez de apelaciones falló que era legal la integración del Explorer con el sistema operativo Windows 95.

Segundo cargo: Conspiración por dividir el mercado, a través de una serie de reuniones y con mensajes de correo electrónico, Microsoft propuso a Netscape que se repartieran la tarta del mercado de Internet. La prueba fundamental fue un encuentro producido el 21 de junio entre el presidente de Netscape, James Barksdale, y ejecutivos de Microsoft.

Segunda defensa: Microsoft habla de cooperación con los rivales y aporta notas enviadas por Netscape que demuestran la calidez de sus relaciones. Como en la mayor parte del caso, la empresa justifica estos encuentros como una coordinación global para mejorar la tecnología y servir mejor al público.

Tercer cargo: Acuerdos exclusivos, Microsoft presionó a los fabricantes de ordenadores para que integrasen el sistema operativo Windows con el Explorer, preinstalado en sus nuevos productos. También forzó a las empresas de Internet, como el servicio America On Line, para que favorecieran al Explorer como navegador favorito. También hay pruebas de soborno al presidente de Intuit, que debía recibir un millón de dólares a cambio de incluir en su programa de cuentas Quicken el navegador Explorer.

Tercera defensa: Microsoft no lo ha ganado del todo, por ello, recientemente suprimió los acuerdos con los fabricantes de ordenadores. Para Microsoft, Intuit eligió su navegador por ser superior al de Netscape. Así lo reconoció Netscape en un documento interno.

Cuarto cargo: Ataques contra Sun Microsystems. Constituye otro de los cargos centrales, Microsoft logró la licencia de Sun Microsystems para adaptar su Java (el lenguaje para construir páginas en Internet) a su sistema operativo Windows. Después, Microsoft creó nuevos productos para su Java-Windows que eran incompatibles con el Java original. Esta traición amenaza el mercado de Sun.

Cuarta defensa: Se escuda en la innovación tecnológica y la mejora de productos para el cliente. Asegura que sus contratos con Sun Microsystems se lo permitían.

La trama del juicio

A los abogados de Bill Gates les resultaba cada vez más difícil hacer frente a la avalancha de pruebas del Departamento de Justicia. Nuevas evidencias presentadas en el juicio contra la empresa de software muestran como Microsoft presionó a Apple, su rival de años, para incluir en sus ordenadores el navegador Explorer, en lugar del Navigator de Netscape.

Pero el paquete de rescate, de 150 millones de dólares, tenía una cláusula: los ordenadores de Apple debían preinstalar el navegador Explorer de Microsoft. Además la carta que enviaron, los fiscales presentaron también documentos incriminatorios de America On Line. Esta empresa, que provee on line a 15 millones de personas de todo el mundo, fue obligada por Microsoft a instalar el navegador Explorer, en lugar del Navigator. Los responsables de America On Line reconocieron que, a cambio, Microsoft les garantizó que instalaría el icono de esta empresa en el sistema operativo Windows.

El esperado testimonio grabado de Bill Gates fue hecho público el 2 de Noviembre de 1998 en la sala donde se juzga la demanda antimonopolio contra la compañía de software. En el vídeo, el empresario más rico del mundo de EEUU, se defiende con esquivas respuestas, monosílabos y lapsus de memoria de las preguntas sobre sus supuestos planes para acaparar el mercado mundial de software. Los 60 minutos que el juez autorizó a visionar corresponden a las preguntas sobre sus tratos con la empresa de ordenadores Apple. Gates niega en reiteradas ocasiones que propusiera a esta empresa el reparto del mercado de software multimedia.

Bill Gates no pudo resistirlo, y tras cuatro semanas de silencio, en las que tuvo que escuchar acusaciones de la gran mayoría de los magnates de la informática, salió de su aparente letargo y respondió. "Cuanto más avanza el caso, más claro parece que se está haciendo un verdadero esfuerzo para superponer los intereses de un determinado grupo de nuestros competidores a los intereses del público y la economía" aseguró Gates en la asamblea anual de accionistas de Microsoft, celebrada el 11 de Noviembre de 1998.

El Bill Gates que apareció ante los socios de su empresa no era el mismo que hace unos años. Huraño, y preocupado, aseguró frente a una audiencia de unas 2.000 personas que tiene un increíble respeto por el sistema judicial norteamericano, pero que tiene serias dudas respecto al caso que están llevando contra la empresa que fundó hace 23 años. Gates aprovechó esta ocasión para negar firmemente las acusaciones, publicadas por todos los medios, de intento de sabotaje de los programas multimedia de Apple.

El juicio se tensa

Si bien durante las primeras sesiones y comparecencias todos se esforzaban por guardar las composturas y aguantar los palos que caían por todas partes, Microsoft ha dicho basta. Tras la tercera comparecencia de Steve McGeady, vicepresidente de Intel, el abogado de la compañía de Bill Gates aseguró que McGeady era una "prima donna" cabreada que había fabricado pruebas falsas.

La defensa de la empresa de Bill Gates aseguró en su turno de réplica que el vicepresidente de Intel estaba tan entusiasmado ante la perspectiva de un futuro sin la competencia de Microsoft, que comenzó a fabricar titulares y a ponerse de acuerdo con Netscape para pasar la información a la prensa. McGeady reconoció que había dado un dossier con información extraoficial al New York Times.

El fiscal del Departamento de Justicia, David Boies, trató de presentar a McGeady como una persona fiable y representativa, que tenía información de primera mano sobre las posibles prácticas ilegales de Microsoft. Incluso presentaron algunos correos electrónicos del vicepresidente de Intel como prueba de sus acusaciones. En uno de ellos, enviado por él mismo a Andrew Grove, presidente de Intel, le contaba cómo había recibido llamadas de Bill Gates amenazándole con destruir los laboratorios de Intel.

Las risas del publico en el juicio

El vigesimotercer día de juicio contra Microsoft fue uno de los días más divertidos desde que comenzaron las sesiones. En la sesión celebrada el 2 de Diciembre de 1998 se hizo pública la última parte de la declaración grabada en vídeo de Bill Gates, y ante la sorpresa de los abogados de la compañía de Gates, los presentes en la sala no podían reprimir las risas cada vez que Gates abría la boca.

Y es que en esta sesión del juicio se pudo volver a ver a un Bill Gates dubitativo, y que no recordaba casi nada de lo que los abogados de la acusación le preguntaban. Y resulta difícil creer que el todo poderoso dueño de Microsoft no tuviera ni idea del procedimiento legal que la compañía Sun Microsystems había impuesto contra su empresa, o que estuviese involucrado en el desarrollo del Java de Microsoft.

Bill Gates. Pensando en el juicio.

El incierto futuro del juicio

La controversia sobre la fiabilidad de las declaraciones de McGeady aumenta día a día, especialmente el hecho de que se reúna con mucha frecuencia con el cofundador de Netscape, Jim Clark, con quien tiene una buena amistad. No sería un hecho de gran importancia a no ser que son los grandes competidores de Microsoft y además ambos han declarado públicamente su odio por esta compañía.

Aunque Bill Gates ha sido duramente atacado por todo el mundo en el transcurso del juicio, su popularidad entre los accionistas de la compañía no ha variado ni un ápice. Continúa siendo enormemente popular entre las personas que han visto crecer sus inversiones un 70% sólo el año pasado. Incluso muchos de ellos se apelotonan a la salida de las sesiones para pedirle a Gates un autógrafo.


9.Conclusiones

Podemos asegurar que Bill Gates seguirá siendo inmensamente rico, pero su dominio incontestable en el universo informático parece estar tocando a su fin, algo que debe resultar muy irritante para un hombre como Gates: superinteligente, supercompetitivo y, como ha quedado perfectamente documentado durante el juicio antimonopolio abierto contra su empresa, Microsoft, capaz de luchar denodadamente contra otras empresas para imponer su tecnología y condiciones de mercado.